Las escuelas siempre pueden esperar

EN 2010 MACRI EJECUTO SOLO EL 40 POR CIENTO DEL PRESUPUESTO PARA EDIFICIOS ESCOLARES
Las escuelas siempre pueden esperar

Un informe de la Auditoría General de la Ciudad revela que el presupuesto para obras escolares es cada vez mayor, aunque el nivel de ejecución es cada vez menor. Para el gobierno porteño, se trata de un problema estadístico.

Por Federico Poore
Página/12, 07-07-2011

Son dos datos que van de la mano. Uno, que en la Ciudad de Buenos Aires hay cada vez más plata asignada a las escuelas. El otro, que se la usa cada vez menos. Esa es la conclusión a la que llegó un informe de la Auditoría de la Ciudad que señala que durante el año pasado el gobierno de Mauricio Macri apenas ejecutó el 40 por ciento del presupuesto destinado a infraestructura escolar. En ese marco, ayer llegaron a diez las escuelas tomadas por los alumnos en reclamo de mayor presupuesto educativo y la ejecución de las obras prometidas el año pasado por el Ministerio de Educación.

Los números del propio Ministerio de Hacienda muestran un fuerte aumento nominal de recursos, pero un nivel de concreción apenas superior al de los gobiernos anteriores. El estudio de la auditoría recuerda que en 2007, último año de la gestión Ibarra-Telerman, la Ciudad usó 137,7 millones de pesos de los 149,2 millones presupuestados para Infraestructura y Equipamiento de Educación, es decir, un 92,29 por ciento. El año pasado, de los 525,2 millones presupuestados (una partida tres veces y media superior) se ejecutaron apenas 212 millones.

“La subejecución fue notoria”, le dijo a Página/12 Carlos Holubica, coautor del informe. “Más aún, debemos leer estos números en un contexto donde hubo grandes conflictos por el tema de la falta de mantenimiento en escuelas y, sobre todo, problemas recurrentes de falta de vacantes en el nivel inicial por falta de escuelas.”

Fue esa situación la que motivó, en 2007, la sanción de la Ley de emergencia edilicia, que estableció la reparación urgente de los más de setecientos colegios en la Ciudad, aceleró licitaciones y permitió contrataciones directas. De esta manera, el año siguiente el presupuesto nominal se duplicó, aunque sólo terminó ejecutándose el 58,8 por ciento. “Es decir que por un lado hay un aumento nominal de los recursos destinados a infraestructura, pero por el otro lo que se lleva ejecutado termina estando por debajo del gobierno anterior”, sintetizó Holubica.

Para el gobierno de Mauricio Macri, la denuncia es un simple problema estadístico. Mario Terzano, subsecretario de Gestión Económica, Financiera y Administración de Recursos, argumentó que en la Ciudad se consideran devengadas sólo aquellas partidas con un parte de recepción emitido, es decir que “no alcanza con poner los ladrillos para que la obra se considere ejecutada”. Según Terzano, estas obras pueden estar hechas pero tardar varios meses en estar “listos para factura” y eso explicaría el bajo porcentaje de ejecución que hasta ahora tuvieron las partidas de 2010 y lo que va de 2011.

En ese sentido, un problema adicional del año pasado fue que la partida educativa se estimó teniendo en cuenta la venta de los terrenos en Catalinas Norte, algo que no sucedió hasta bien entrado el año. “O sea que el presupuesto ‘empezó a correr’, pero los terrenos todavía no se habían vendido, mucho menos cobrado”, aseguró el hombre que maneja los recursos en Educación. De acuerdo con su ministerio, la ejecución de 2010 fue superior al 50 por ciento.

Por último, Terzano negó que se hubiesen reasignado partidas. “Gastamos lo que pudimos gastar”, aseguró, aunque admitió el problema de la falta de vacantes y el mal estado de algunos edificios. “Metimos mucha plata junta, logramos mucha obra pequeña para apagar incendios. Hemos elevado la nota general de 3 a 6”, concluyó.